Impuestos a alimentos dañará a los niveles bajos

La aplicación en México de un impuesto a los alimentos provocaría una “severa afectación” en el poder adquisitivo de las familias de menores ingresos, dijo el Centro de Estudios de la Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

Expuso que el total de los integrantes de esas familias destinan 47% de su gasto a los artículos sujetos a tasa cero de IVA, en donde se incluyen los alimentos.

Los hogares con mayores ingresos asignan sólo 13.2% de sus percepciones totales a dichos productos.

“Significa que, ante un mayor precio de los productos sujetos a tasa cero% de IVA, el poder adquisitivo de los hogares de menores ingresos se vería afectado en mayor proporción respecto a aquellos de mayores ingresos”, detalló.

Aseguró que la tasa cero de IVA a los alimentos, en que se encuentran en la actualidad, representa para este sector de la población un beneficio porque destinan la mitad de su gasto a la adquisición de esos productos.

En el estudio “efectos del IVA en alimentos”, expuso que la tasa cero del IVA a los alimentos representa una renuncia en la recaudación de 1% del PIB.

“En lo que se refiere a los gastos fiscales asociados a la tasa cero% del IVA, particularmente a alimentos, su eliminación en principio significa un posible incremento en la recaudación tributaria, pero dicha eliminación con- llevaría al incremento del precio de productos de primera necesidad, repercutiendo en mayor proporción en el poder adquisitivo de las familias más vulnerables”.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, planteó el miércoles en una reunión con senadores del PAN que con “una eventual reforma fiscal, la generalización del cobro del IVA, excepto en algunos alimentos básicos, puede ser una buena opción”.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados planteó que ante cualquier propuesta que modifique la tasa cero del IVA de los alimentos, se deberá plantear algún “mecanismo resarcitorio” orientado a la población con ingresos más bajos.

La tasa cero del IVA aplicable a los alimentos representa un gasto fiscal que, la Secretaría de Hacienda estimó en 145 mil 940 millones de pesos para 2012, un monto que representa 83% del total de erosión fiscal de la Tasa cero de IVA.

Fuente: EL UNIVERSAL