“El que esté libre de pecado que lance la primera piedra”, contesta Javier Villarreal Gámez a la iglesia

Hermosillo, Sonora .- El dirigente de la CTM en Sonora, Javier Villareal Gámez, se refirió a las declaraciones hechas por parte de la Arquidiócesis de México quienes criticaron a los sindicatos llamándolos “poco honestos, corruptos y carentes de solidaridad con los trabajadores y el resto de la sociedad, además amenazan con secuestrar al Estado si éste no se alinea a sus intereses”.

No puede exigir transparencia a los sindicatos como lo hace la Arquidiócesis de México pues las limosnas, diezmos, donaciones y ofrendas no se pueden fiscalizar por el Gobierno de la República, por lo que el que esté libre de pecado que lance la primera piedra, reprocha el líder de la CTM Sonora.

Según la Arquidiócesis, los sindicatos deberían ser organizados sin tintes partidistas, de lucha por la justicia y de búsqueda constantes por el bien común.

Para el líder cetemista “el que esté libre de pecado que lance la primera piedra, la Iglesia no tiene la autoridad moral ni fiscal para exigir transparencia ni poner calificativos cuando no la ofrece, por el contrario, es una de las instituciones de la sociedad con más opacidad, indudablemente”, espetó.

Expuso que no es con acusaciones agresivas e irresponsables con las que se pueda generalizar porque existen dirigentes honestos y deshonestos, “hay dirigentes honestos y deshonestos hay curas igual honestos y pederastas y corruptos, en fin, hay de todos, en fin no podemos generalizar, por el amor de Dios, yo creo que debe tenerse más prudencia y cuidado en generalizar”, precisó.

El líder sindical agregó que debe tenerse mayor prudencia en generalizar, existe un serio problema de pérdida de principios y de valores incluida la Iglesia, pero la Iglesia es una de las instituciones que debiera aportar mayores elementos para combatir ese tipo de prácticas, “la Iglesia debería dedicarse a fomentar principios y de valores, no a la crítica o al ataque irresponsable”, dijo.

Por su parte, el Arzobispo José Ulises Macías aseguró que la Iglesia tiene sus normas y leyes que obligan a los sacerdotes a pagar impuestos como contribuyentes, las limosnas o las ofrendas no tienen el carácter para dar parte de ellas a las autoridades, “las limosnas son donaciones voluntarias para bienes benéficos de la comunidad yo creo que ponerse a discutir en eso no vale la pena”, manifestó.

Fuente: Dossier